El Paseo de los Colorados pasa por detrás del Cerro de los Siete Colores, zigzaguea y siempre se presenta plano, sin desniveles. Es de ripio, árido y con poca o escasa vegetación rastrera; solo encontramos algún cardón, especie de cactus en extinción.

    El camino posee aproximadamente 3 Km de largo, este circuito recorre parte del lecho del río Tumbaya (afluente del Purmamarca), a espaldas del Cerro de Siete Colores.

    El camino es pedregoso pero perfectamente transitable, finalizando el recorrido en el extremo oeste del lugar, al pie del Mirador El Porito, desde el cual se obtiene una vista panorámica de los alrededores. El nombre de este cerro, de fácil acceso, alude a su forma de “poro” o calabaza.

    El contraste de colores, las formas escultóricas que descubren las montañas que rodean el camino, la intensidad de la luz y la limpieza de su cielo, le dan a este sendero características únicas, dignas de ser retratadas en la memoria o capturadas en cientos de fotografías.

    Los Colorados se han convertido con el tiempo en un elemento icónico y representativo del pueblo de Purmamarca, su visita es un programa ineludible y un maravilloso espacio natural digno de ser disfrutado y compartido con la familia y con amigos.