Laguna Sucia es un espejo de agua que recibe muy pocas visitas a pesar de encontrarse en cercanias a Laguna de los Tres.

    Se debe cruzar el camping en dirección Este. La huella sale del bosque y avanza por matorrales hasta el Río Blanco, donde existe un puente de madera. Luego se vuelve a internar en el bosque. A los 20 metros haber iniciado el bosque nace hacia la izquierda (apenas perceptible) la ruta a Laguna Sucia. Es común que en este lugar exista una pequeña barrera de ramas para evitar el paso de caminantes (recordar que se requiere permiso). Pocos metros después de esta barrera, existe un cartel que indica “Sendero no habilitado”.

    Durante la primera parte del trayecto, existe una huella clara a lo largo del margen derecho del río. Sin embargo, una vez que se llega al lecho (km 9,25 – 764m) se debe seguir avanzando sin sendero, y casi sin snupies. Es un terreno incómodo típico de lecho de río, conformado por guijarros y piedras sueltas.

    Laguna Sucia - Foto de waltercunet

    Laguna Sucia – Foto de waltercunet

    En el km 10,0 (830m) una ladera que cae cortada a pique al río indica que se debe dejar el lecho y trepar por los árboles. Existe un cartel que indica “no avanzar”. Es un trepe sencillo, que demanda el uso de las manos pero que en ningún caso requiere uso de cuerda y arnés.

    Se avanza por un esbozo de huella a lo largo de 850 metros, y se vuelve a ingresar al lecho del río, esta vez para cruzarlo. No hay un único punto posible, pero en el sector aquí indicado (waypoint “Cruce río”) hay rocas de grandes dimensiones sobre las cuales se puede pisar sin necesidad de quitarse los zapatos.

    Una vez al otro lado, alejarse unos 50 metros del río en dirección al Sur. Hay varios snupies, por lo que es algo más fácil seguir. Luego continuar hacia el Oeste remontando el río. El tramo final es muy incómodo, traveseando por una ladera de piedras grandes y rocas.

    La Laguna Sucia se alcanza en el km 11,01 (890m). El tiempo estimado para realizar este recorrido es entre 7,5 y 8,5 horas (ida y vuelta).

    Si bien el acceso a este mirador es posible todo el año, desde abril a octubre dependerá de la acumulación de nieve en el sendero, especialmente en el trayecto final.