La Cuesta del Portezuelo es un magnifico y sinuoso camino de cornisa que asciende por la montaña a través de bellos paisajes y postales, que conduce a los viajeros a obtener vistas panorámicas del Valle central y que por sus mil distintos tonos de verdes, inspiraron la conocida zamba “Paisaje de Catamarca”.

    En el empalme de la Ruta Nacional Nº38 y la Ruta Provincial Nº42, que lleva a Ancasti y trepando la ladera oriental del cerro Ancasti se encuentra la famosa Cuesta del Portezuelo. El camino era una antigua senda de herradura. En 1.933, sobre un proyecto del Ing. Roberto Kurtz, se inician las obras de esta magnífica joya de ingeniería y el 5 de octubre de 1.939 se inaugura el camino. La cuesta es visible desde todos los puntos del valle.

    Es un paisaje bien típico de la zona y el camino que históricamente une al este con el valle central, brinda el encuentro con la exuberante naturaleza, que se da en compartir la vista gratificante que regala la cumbre, la brisa pura que alivia el recorrido el avistamiento de majestuosos cóndores que pasan extendiendo sus alas abrazando el cielo en total libertad.

    El camino es de montaña y la altura a la que se llega permite observar increíbles paisajes.

    Algunos trechos de la cuesta presentan pequeños balcones que invitan a un alto, para visualizar el magnífico panorama que desde allí se puede contemplar, especialmente en la época de floración de los lapachos y palos borrachos.