El Cerro Tronador es un volcán geológicamente activo que se encuentra en la zona sur de la Cordillera de los Andes cerca de la ciudad de Bariloche.

    El Cerro Tronador separa dos parques nacionales: el Vicente Pérez Rosales en la provincia de Llanquihue, Chile, y el Nahuel Huapi, en Río Negro y Neuquén, Argentina.

    El nombre del cerro se debe al ruido similar al de truenos producido por los frecuentes desprendimientos y caídas de seracs en los glaciares del mismo. Su altura de 3554 msnm lo destaca entre los macizos montañosos del Parque nacional Nahuel Huapi. El Tronador posee un total de 7 glaciares los cuales se encuentran actualmente en remisión a causa de los fenómenos de calentamiento.

    Posee tres cimas: hacia el Este, denominada argentina, de 3200 msnm, hacia el Oeste, la chilena, de 3320 msnm y una fronteriza, llamada cumbre internacional, de 3554 msnm.

    Está cubierto por siete glaciares. Por la vertiente argentina se encuentran, de norte a sur, los glaciares Frías, Alerces, Castaño Overo y Río Manso. Por la chilena, en la misma dirección, se encuentran los glaciares Peulla, Casa Pangue y Río Blanco.

    En su base existe una zona donde los hielos se tiñen de negro producto de los sedimentos y arenas que acarrean, dicha zona es llamada el ventisquero negro.

    Del lado argentino, un camino permite acercarse hasta el pie de las paredes de roca que rodean al cerro, al punto de perder de vista la cumbre por la excesiva cercanía a los mismos. Las mejores vistas del Tronador se obtienen en el cercano paraje de Pampa Linda.

    Desde los glaciares que rodean al Tronador surgen varios arroyos, que confluyen en Pampa Linda para formar el río Manso.

    El Ventisquero Negro es uno de los glaciares del Cerro Tronador. Su denominación se debe a que el glaciar, a lo largo de su recorrido, incorpora sedimentaciones que le dan un color oscuro característico, diferenciándolo de los otros glaciares, que son normalmente blancos.

    Este glaciar en retroceso es alimentado por las constantes y estruendosas avalanchas de hielo que se desmoronan desde el glaciar Manso.