El Cañón del Atuel es un estrecho cañón a través del cual fluye el río Atuel. Se encuentra en el Valle Grande, perteneciente al departamento San Rafael, en la provincia de Mendoza.

    El cañón se encuentra formado por la erosión fluvial, producto del curso del río Atuel, y la erosión del viento. En el se pueden apreciar diversas formaciones de las rocas a las cuales se les han dado nombres tales como La Torta de Hojaldre, El Cinturón de San Martín, La Procesión, El Hongo, El Búho y El Submarino.

    Este agreste escenario se presta a la práctica de los deportes de aventura. Contiene varios rápidos, usados en rafting y canoaje; clasificados entre clase II (novicio) a IV (avanzado) en la escala WW. ​En la zona se practica pentatlón mediante un combinado de competencias de windsurf, moto enduro, kayak, ciclismo, pedestrismo, escalada deportiva y ráfting por el río Atuel.

    El salto o cascada de El Nihuil, donde está construido el embalse, es el comienzo del Cañón del Atuel. Este accidente geográfico creado por el Río Atuel, que horadó el macizo de la Sierra Pintada, originó el hoy admirado Cañón del Atuel.

    En este sitio se construyeron importantes obras de ingeniería hidráulica que comprenden cuatro presas, dos embalses y cuatro centrales hidroelectricas.

    El Río Atuel, en su andar milenario fue labrando a lo largo de los 45 kilómetros formaciones de una belleza indescriptible y descubriendo las diferentes capas geológicas.

    El Cañon del Atuel desde el punto de vista geomorfológico debiera denominarse en forma correcta “cañadon”. Este mismo se formó debido a la acción del Río Atuel que es un río antecedente, es decir que existía antes de la formación del relieve, por lo tanto el río ha ido cortando la roca por las partes más blandas formando así el Cañón del Atuel. En sus margenes nos muestra rocas volcánicas que presentan dos fases: una básica y otra ácida. La primera constituida por rocas oscuras que son las de abajo (corresponde a la época del Pérnico) y las de arriba que contienen quarzo son las pertenecientes al magma vertido sobre la superficie.

    Asimismo se han encontrado en las rocas, incluso las sepultadas por el basalto, reptiles mamiferoides de alrededor de 200 millones de años. Son reptiles tatrápodos que quedaron incluidos en los sedimentos y estaban evolucionando hacia la transformación de mamíferos.

    En el faldeo de formación volcánica de la margen derecha que corresponde al Cerro Mansilla observamos rocas volcánicas de color gris oscuras pertenecientes al Plioceno con mas de 7 millones de años.

    Las distintas formaciones como la denominada el Hongo(con distinta constitución que van desde conglomerados duros hasta tobas blandas o areniscas) han sido talladas por la erosión con diversas figuras, redondeadas y pulidas por las inclemencias del tiempo.

    A lo largo del recorrido veremos las más variadas esculturas naturales como: Museo de Cera, Sillón de Rivadavia, El Lagarto, Los Viejos, Los Monstruos, La Ciudad Encantada, El Mendigo, Los Jardines Colgantes, por mencionar sólo algunos.